Portada: Título: Garzón, el hombre que veía amanecer.

Garzón: el hombre que veía amanecer

Autor: Pilar Urbano Temas:  - Biografía Histórica
- Derecho
Editorial:  Plaza & Janés Páginas: 590
Lugar de Publicación: Madrid Fecha: 2000

  Sipnosis:

  Baltasar Garzón es un juez sin fronteras, un hombre inagotable. Así lo opina Pilar Urbano y así se trasluce en su último libro, Garzón: el hombre que veía amanecer, la apasionada y apasionante biografía autorizada del controvertido superjuez de la democracia española. En su certero y documentado retrato, en su incisivo y controvertido relato que recorre los quince últimos años de la historia de España, la periodista muestra, con su maestría habitual, a un juez sólido y enrocado a la ley, a un "hombre que ve amanecer" porque pertenece a esa rara especie -poco común en un país que abunda en mediocridades- de personas que no se amilanan ante el trabajo. Una biografía que no es inocente y que, ya incluso antes de su publicación, ha conseguido levantar ampollas mediáticas, políticas y judiciales.

El trabajo de Urbano es fruto de dos años en los que "escuchó al hombre e investigó al juez", y en los que nació una profunda admiración. Una hagiografía a todas luces interesada, pero también sincera, honesta y valiente. Como el juez al que dibuja. Pilar Urbano es una de esas pocas periodistas de raza, con arrestos, que no se amedrenta ante el reto de un nuevo libro. Ya lo demostró con sus biografías del fundador del Opus y de la Reina Sofía, a las que ahora añade ésta sobre otra personalidad de hierro, el juez Garzón.

Su texto, alineado estilísticamente al Nuevo Periodismo de Wolfe y genéricamente al reporterismo de investigación militante y batallador, se nutre de sus conversaciones con el biografiado -sin más condicionante que el de la reserva sobre las causas que aún están siendo instruidas-, de sus diarios personales, pero también del análisis exhaustivo de textos, sentencias y testimonios de familiares, amigos y enemigos. Urbano tuvo las puertas de la casa de Garzón abiertas de par en par, intimó con su mujer y se convirtió en una más de la familia. El resultado fue una total e incondicional identificación con el personaje.

Con la forma de un reportaje novelado, asistimos a un Garzón bajo la piel de un superhéroe americano interrogando a etarras, encarcelando a narcotraficantes, metiendo las narices en los delicados asuntos de la guerra sucia contra ETA, poniendo entre las cuerdas a la sacrosanta Benemérita, buceando a pulmón libre por las cloacas del Estado, liberando a secuestrados, salvando la vida del Rey, desarticulando campañas de connivencia político-judicial y convirtiendo en universal la justicia.

Hay, especialmente, tres momentos que estremecen en la trama novelada de esta biografía y que destilan grandísima y sobrecogedora humanidad. Uno, en el episodio de la liberación de Ortega Lara, cuando Garzón le dice: "Bienvenido al mundo de los vivos". Otro, el relato cruel y deshumanizado de las atrocidades y torturas cometidas por las Juntas Militares en Argentina. Y un tercer momento, el que cierra el libro, el de Garzón, el juez con los escrúpulos de acero y el corazón en la garganta, levantando, no ya cadáveres, sino jirones de carne de uno de los últimos y sangrientos atentados de ETA.

Por el libro pasan Felipe González, Mario Conde, Belloch, Liaño... Personajes públicos que aparecen en primera persona, unas veces recreando escenas, otras en boca del propio Garzón como narrador. Con ello, la autora traspone al lector al lugar de los hechos con una verosimilitud inquietante, ya que lo que se narra son hechos históricos, puntales de la reciente historia española. Y también, con ello, autora e implicado, asumieron un riesgo.

Tras publicarse en el diario El País un avance editorial de uno de los capítulos, el dedicado al caso Sogecable, la polvareda mediática se levantó hasta el punto que dos fiscales de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño e Ignacio Gordillo, anunciaron que presentarían una querella contra Garzón por el contenido de sus declaraciones en el libro. Una polémica que no se zanja ahí: el Consejo General del Poder Judicial ha abierto diligencias informativas al juez por su biografía, para estudiar si Garzón reveló datos sobre sumarios que instruyó o esté instruyendo a la autora.

Un libro denso, valiente y arriesgado, sobre un hombre que acapara titulares y provoca no menos filias y fobias entre la judicatura, la política y ciertos medios. A Garzón le tienen ganas, quizá porque sigue siendo uno de los pocos hombres valientes, honrados y trabajadores que quedan en el país de la envidia. Pero él ya ha escrito historia, y Pilar Urbano habrá contribuido a que la historia le sitúe en su justo lugar.

©Nacho Rodriguez-M. Pedrol 2001


¿Has leído el libro, te interesa el tema, lo recomendarías? Queremos saber tu opinión y todo aquello que quieras contarnos. Háblanos!!
 

La opinión del lector:


Pedro López Ramos

  El libro me ha gustado bastante por lo siguiente: Esta narrado como si estuvieran ocurriendo los hechos aunque haya varios flash-back entrelazados. Esto le convierte en un libro interesante y a la vez informativo.

   Los hechos que narra son recientes, delicados, y de mucho interés social. Es un libro estupendo para comprender lo duro que es ser juez en una sociedad como la nuestra, donde habitualmente todo esta politizado y ser un juez justo es casi imposible.

Pilar Urbano

Soy una adolescente, que por diversos temas, he podido leer dicho libro, y creo que es de un gran interés público. Lo que más me ha impactado ha sido tanto los diferentes cambios en su vida, como los casos que ha resuelto. Y como principal, su afán por acabar con ETA y la injusticia y daño a causa de la política.

Pau

Más que el libro en si, lo que me ha llamado mucho la atención es la valentía, tanto del juez como de la periodista, para desvelar secretos a voces de la corrupción y de la desfachatez con la que se cometen los delitos en este país por gracia y obra de personas a las que se les presupone lealtad a la democracia.

No es de extrañar, como el propio juez reconoce en el libro, que, por su condición, haya un montón de gente a la que le gustaría quitarle de en medio. Pero lo que está claro es que, después de la publicación de este libro, el autobiografiado ha conseguido multiplicar por mil el número de enemigos con ganas de matarlo por el simple hecho de seguir los dictámenes de la ley y de perseguir a malhechores tanto de guante de blanco (políticos, policías, empresarios, etc...) como a asesinos sin escrúpulos (etarras, miembros del GAL,...).

Por todo ello mi enhorabuena tanto a la Sra. Urbano como al Sr. Garzón. Me reconforta el ver que en esta sociedad cobarde y corrupta todavía queda gente con un par de bemoles.

Cristina Torres

El libro realmente me ha entusiasmado. No sólo por como es Baltasar Garzón como juez, y como hombre dedicado a una causa y a defender sus ideales, también me ha gustado lo que es la biografía personal en si. Realmente admiro a este hombre y dan muchas ganas de esforzarte para conseguir algún día una mínima parte de lo que el ha conseguido. Cuando me siento sin fuerzas me gusta leer como se preparó para las oposiciones, como pasaba días enteros estudiando, y eso anima mucho, porque el se reconoce un hombre sencillo que lo ha conseguido todo a base de esfuerzos, y eso es lo realmente admirable.

Argos

Jamás he visto a un hombre luchar tanto  por la justicia. No por la de unos pocos sino por la JUSTICIA UNIVERSAL. Siempre en nombre de la LEY. Gracias