Portada: Título: Los jefes de ETA.

Los jefes de ETA

Autor: Carmen Gurruchaga Temas:  - Historia de España
- Política
- Actualidad
Editorial:  La esfera de los libros Páginas: 368
Lugar de Publicación:  Madrid Fecha: 2001

  Sipnosis:

  Desde su nacimiento como organización de lucha por la independencia del País Vasco, hace más de cuatro décadas, ETA ha sufrido las transformaciones lógicas del paso del tiempo, pero sus estrategias y líneas de actuación han evolucionado por la senda que han marcado sus sucesivos dirigentes.

"Los Jefes de ETA" ofrece información inédita de los miembros que han integrado la elite del poder y han construido la historia y el presente de ETA: de los ideólogos Julen Madariaga, “Txillardegi” o Benito del Valle a los más sanguinarios activistas de la cúpula etarra: “Pakito”, “Fiti”, “Txapote”, “Antxon”, “Josu Ternera” o Soledad Iparragirre, “Anboto”.

Lo que confiere un interés adicional al libro es la condición de la autora como testigo directo de la mayoría de los sucesos y de las situaciones que describe, su trabajo a “pie de calle”, su conocimiento del entorno y la cotidianidad de esas personas que comparten vecindad, amigos y potes en cuadrilla y que, un día, aparecen en las páginas de los periódicos con el nombre teñido de sangre. Una cercanía que la privilegia como periodista, pero que también ha llenado de riesgo el ejercicio de su profesión.


Prólogo y dos capítulos

¿Qué es lo último que pasa por la cabeza de un etarra antes de acabar con la vida de su próxima víctima? ¿Quién da la orden de matar? ¿Qué estamentos, partidos o sectores sociales favorecen que la organización salga fortalecida tras cada crisis interna?

Son éstas algunas de las preguntas sobre las que la autora reflexiona en una obra que, con nombres y apellidos, refleja la crudeza irracional de la lucha armada.


¿Has leído el libro, te interesa el tema, lo recomendarías? Queremos saber tu opinión y todo aquello que quieras contarnos. Háblanos!!

 

La opinión del lector:

Roberto Gómez

Estimada Carmen:

 Ayer Domingo te conocí casualmente. Paseaba yo con mi novia por el Retiro cuando oí el anuncio por megafonía de que estabas en la caseta 122 firmando el libro "Los Jefes de ETA". Hacia tiempo que deseaba conocerte, así que fuimos inmediatamente a la caseta para conocerte y comprarte el libro. Tu seguramente ni te acordarás, pero a mi nunca se me olvidará ese momento en que estreché la mano de una valiente mirándome a los ojos con serenidad y que sin darte cuenta me transmitiste mucha fuerza y valor. Siempre me ha horrorizado la barbarie de ETA y últimamente mi indignación ya es suprema viendo la alianza descarada del considerado nacionalismo moderado con los terroristas. 

Estuve un año viviendo en el País Vasco, mi trabajo no era de los considerados de riesgo, viví muy tranquilo la verdad, se come bien, el paisaje es precioso y los amigos que hice allí son estupendos, pero percibí que miraban para otro lado cuando había exaltaciones publicas de ETA (ya fuera con carteles o manifestaciones). Noté que caían cómodamente en la crítica hacia Madrid (Gobierno Central) en vez de atacar duramente a los proetarras, es decir, ataco al que sé que no me puede hacer nada por mis opiniones, antes que al otro que en cuanto sepa lo que pienso me puede matar. Recuerdo que me hervía la sangre cuando vi en Leioa (lugar donde residía) carteles de exaltación hacia la chica que le explotó una bomba en Torrevieja, ikurriñas con crespones negros colgadas de los balcones y hasta un pebetero con su llama. Y la gente paseaba tan tranquila sin inmutarse. Yo llegué a arrancar un cartel y un compañero que iba conmigo me avisó que mejor que no hiciera eso, que no me complicase la vida. ¡EL MIEDO ESTÁ DOMINANDO EL PAÍS VASCO! Y ESO ES LO QUE LA GENTE DECENTE DEBE EVITAR URGENTEMENTE.

 Me alegró sinceramente conocerte ayer Carmen, con gente luchadora y valiente como tú estoy convencido que la situación cambiará, todos aquellos que no se atreven a hablar y actuar, pero que quieren que la situación cambie se fijan en gente como tú para darse cuenta que no pueden quedarse parados. Has conseguido ocupar un sitio en mi corazón Carmen, NUNCA SE BORRARÁ DE MI RECUERDO LA MIRADA Y EL SALUDO DE UNA MUJER LUCHADORA POR LA LIBERTAD.

 Un abrazo muy fuerte,