Portada: Título: El informe Lugano.

El informe Lugano

Autor: Susan George Temas:  - Sociedad y Cultura 
- Actualidad
- Globalización
Editorial: Icaria Páginas: 255
Lugar de Publicación: Madrid Fecha: 2001

  Sipnosis:

  Inconsciencia, esquizofrenia o cinismo absoluto: ¿Cómo los que deciden en el mundo pueden hacer políticas ultraliberales, que son la base de la mundialización, y pretender a la vez atacar las consecuencias catastróficas de estas mismas políticas? ¿Temen un retorno antiliberal? Entonces el futuro del capitalismo no estaría asegurado.

  Éste es el punto de partida de este nuevo libro de Susan George que se presenta bajo la forma de un informe.


¿Has leído el libro, te interesa el tema, lo recomendarías? Queremos saber tu opinión y todo aquello que quieras contarnos. Háblanos!!


Crítica:

El libro de la franconorteamericana Susan George, filósofa y doctora en Ciencias Políticas, gurú de la antiglobalización, es un alegato contra el neoliberalismo. Su texto ya es considerado la Biblia del movimiento nacido en Seattle en 1999.

  En las calles de Génova, donde pocos días atrás más de cien mil personas manifestaron en contra de la globalización, se vio a muchos con un libro editado en inglés hace dos años, Informe Lugano, convertido hoy en la Biblia de los jóvenes rebeldes que en Europa y Estados Unidos cuestionan al capitalismo en su fase actual. El libro fue escrito por la franconorteamericana Susan George, filósofa, doctora en ciencias políticas, y vicepresidente de la Asociación de Ayuda al Ciudadano (ATTAC), un organismo internacional globalifóbico que en su plataforma de lucha pide, entre otras cosas, un fuerte gravamen a las transacciones financieras.

  El informe— que ha sido publicado en castellano por la editorial Icaria, de Barcelona— es una sarcástica y a la vez terrible visión de la economía de mercado, como los teóricos neoliberales prefieren llamar hoy al viejo sistema capitalista, tratando de dar la partida de defunción a palabras como "burguesía", "proletariado" e "imperialismo".

  Susan George, que reside en París desde hace varios años y se ha nacionalizado francesa, se vale de la ficción para desnudar— dice— un sistema global hecho a la medida de las multinacionales. Un supuesto Grupo de Trabajo elabora un informe ultraconfidencial a pedido de los solicitantes, que parecen representar a gerentes sentados en mullidos sillones de una gran plaza financiera. Ellos quieren conocer— según el hilo argumental del libro de George—, hasta el mínimo detalle, cuál será el destino del capitalismo en el contexto de la economía globalizada. Con un estilo seco, casi como si se tratara de un informe comercial pero cargado de doble lectura, George hace una impiadosa radiografía de la globalización, palabra ya sacralizada por los más radicales ideólogos del capitalismo actual.

  Los autores del Informe, que citan a Maquiavelo, aconsejan que para salvar al capitalismo del siglo XXI hay que tomar urgentes medidas. Susan George les hace decir todo lo que en público no pueden expresar los defensores más fundamentalistas de un sistema que genera millones de excluidos en el mundo, superpoblación que el Grupo de Trabajo— en la ficción de George— recomienda eliminar a cualquier costo.

  Después de citar a Platón, Aristóteles y al teólogo cristiano Terturliano, que pensaban que la superpoblación era un grave peligro para la comunidad y para el Estado, los autores del Informe descalifican cualquier ética porque puede atentar contra los cimientos del mercado. En un pasaje del libro, dicen: "La prueba es que seguimos considerando éticamente correcto que personas analfabetas, sin posibilidad de encontrar empleo, superfluas y degeneradas sigan proliferando y propagándose a placer". Reconocen, además, que "el mercado, por sí mismo, no puede crear bienestar masivo en las actuales condiciones demográficas, y por lo tanto hay que corregir éstas".

  En otra parte del Informe, la propagación del SIDA es saludada con entusiasmo por este Grupo de Trabajo: "Con independencia de las múltiples posibilidades de la tuberculosis, la malaria, las enfermedades exóticas o los viejos recursos (que diezman a la población más pobre), el SIDA cambiará la faz de la humanidad mucho más que cualquiera de ellos. Aunque no es aún la principal causa de muerte de la humanidad, ya está haciendo una contribución fuera de lo habitual a las tasas de mortandad, sobre todo en el Sur".

  La doctora George, siempre sarcástica, intenta demostrar que el ultraliberalismo lleva en sí el germen de la destrucción: un sistema que sólo tiene en cuenta la ganancia no puede, piensa George, atacar las consecuencias catastróficas que originan esas políticas individualistas. En este marco, la consolidación del pensamiento dominante juega un papel decisivo, según se desprende de otro fragmento del libro: "Animamos encarecidamente a los solicitantes del Informe a que creen y mantengan un cuerpo de pensadores, escritores, profesores y comunicadores que puedan desarrollar conceptos, argumentos e imágenes que proporcionen una justificación intelectual, moral, económica, política y psicológica a unas estrategias enérgicas de gestión de la población".

  Para que no queden dudas de su pensamiento, influenciado por ideas anarquistas y ecologistas, Susan George incluye un Anexo en su libro. "Informe Lugano es una evaluación todo lo precisa, formal e imparcial que puede ser partiendo de una investigación seria" —explica—. "No es una obra de ciencia ficción ni ningún otro tipo de ficción. Aparte del concepto básico, no hay nada inventado, y no me sorprendería lo más mínimo saber que un Grupo de Trabajo real ha elaborado un documento similar".

  Apocalíptico, en el Informe Lugano George agrega: "Nuestro sistema actual es una máquina universal para arrasar el medio ambiente y para producir perdedores". Pero su discurso no es pesimista: "El mercado financiero es muy fuerte y no se rendirá" —declaró a El País, de España—. "Tampoco se va a rendir el movimiento antiglobalización. Estamos en un momento histórico. Hay un mundo de jóvenes que parecen considerarse ciudadanos del mundo. Creo que es el comienzo de un cambio"

Alberto Gonzalez Toro. Clarín(5/8/2001)