Portada: Título: No-Do. El tiempo y la memoria. (Libro + Video)

NO-DO EL TIEMPO Y LA MEMORIA

Autor: Rafael R. Tranche & Vicente Sánchez-Biosca Temas:  - Historia de España
Editorial: Cátedra y Filmoteca española Páginas:  635
Lugar de Publicación: Barcelona Fecha: 2001

 

Sipnosis:

Huyendo de la nostalgia y del sarcasmo, los historiadores Rafael R. Tranche y Vicente Sánchez-Biosca han analizado en 'NO-DO. El tiempo y la memoria' la historia, el discurso, la instrumentalización como propaganda y las imágenes del noticiario documental de la dictadura franquista.

  No es muy habitual en la bibliografía sobre el régimen de Franco tropezar con estudios tan sólidos y sugerentes como los dos reunidos en este volumen. El franquismo, sobre todo cuando se trata de sus construcciones simbólicas, de su lenguaje, de su ideología, se presta o bien a la trivial rememoración nostálgica o al escándalo continuo, como si se dijera algo útil sobre el régimen con la permanente broma del hay que ver qué libros estudiábamos o hay que ver lo impresentables que eran. Los autores de estos dos trabajos huyen por igual de la nostalgia y del sarcasmo y lo que se proponen es ofrecer una investigación sobre la historia, el discurso y las imágenes de aquel Noticiario Documental que fue la única ventana visual al mundo de tantos españoles durante años sin fin.

  No-do como organismo, con la identificación de sus antecedentes, su puesta en marcha y su personal; No-do como noticiario, con su formato, su técnica, sus cámaras, con sus procesos de producción de noticias, montaje y distribución; No-do como instrumento de propaganda, con la reiteración de las ceremonias del régimen y el amplio espacio destinado a las instituciones que lo fundaron y lo sostuvieron, son algunos de los asuntos abordados en la primera parte, que es en realidad como el primer libro de los dos aquí pegados. Voces que al fin tienen caras, caras que tienen nombre, noticias que sirven como cauce de expresión de las estrategias propagandistas del régimen, acomodándose a la cambiante situación internacional y a la propia evolución de la economía y la sociedad españolas.

  La segunda parte, casi el doble de larga, tiene otras pretensiones, perceptibles ya desde su punto de arranque cuando se afirma que sería simplificar las cosas estudiar el No-do como mero instrumento de propaganda. Fue eso, desde luego, pero fue mucho más. No-do fue una máquina constructora de imágenes servidas por un conjunto de palabras codificadas, por un discurso. Es la interacción entre la retórica de la imagen y la retórica de la palabra lo que Sánchez-Biosca se propone analizar para detectar en ella las claves de la vida simbólica del régimen y de su penetración en la sociedad española. Su hipótesis es que la capacidad para forjar símbolos e inscribirlos en una tradición resultó crucial para el éxito, contado en años, del régimen. La longevidad del franquismo, sin olvidar la represión, sería por tanto resultado del éxito de sus retóricas visuales y discursivas a la hora de buscar y conseguir el consentimiento de la sociedad.

  Con este propósito y desde esa hipótesis, Sánchez-Biosca procede a estudiar el tiempo pautado y cíclico del régimen y su devoción celebrativa con el análisis de los documentales de tres fechas clave: 1 de abril, 18 de julio y 20 de noviembre, días de la victoria, del alzamiento y del fundador ausente. Un largo espacio concede después a dos campañas de propaganda: la Segunda Guerra y los 25 años de paz. Luego examina el tratamiento dado por No-do a tres lugares de la memoria del franquismo: el Alcázar, el Valle de los Caídos y El Escorial, para terminar con algunas de las visiones de la España eterna: la retórica de Navidad y la acendrada fe española tal como se manifiesta en las celebraciones de Semana Santa.

  ¿Configuró todo esto, analizado aquí con un buen dominio de recursos interpretativos, una cultura? ¿Caló la mentalidad franquista en la sociedad española tanto como el autor teme y afirma? Esos diez minutos que se iniciaban con aquella musiquilla, tan, tararán, tararán... y que seguían con la inconfundible dicción de un locutor entusiasta, ¿lograron asentar mitos, creencias, valores en eso que llamamos imaginario colectivo? ¿Cómo se explica entonces que todo ese mundo se desmoronara en un abrir y cerrar de ojos, inmediatamente que fue posible ver otras imágenes, atender a otras retóricas? Ah, pero, ¿de verdad se desmoronó?

  Son preguntas de imposible respuesta quizá hasta que los autores emprendan el tramo ausente de esta magnífica investigación: no dar por supuesto que algo cala hasta comprobar con instrumentos de medición, tan afinados como los utilizados aquí para el estudio de las retóricas, la profundidad de la inundación. En todo caso, calara o no, contamos desde hoy con lo mejor, por más completo y más agudo, que se haya escrito sobre esta empresa manufacturadora de consenso que fue No-do, el mundo entero al alcance de todos los españoles.

© Santos Juliá 2001


¿Has leído el libro, te interesa el tema, lo recomendarías? Queremos saber tu opinión y todo aquello que quieras contarnos. Háblanos!!