Portada: Título: No Logo. El poder de las marcas

No Logo. El poder de las marcas

Autor: Naomi Klein Temas:  - Sociedad y Cultura 
- Actualidad
- Globalización
Editorial: Paidós Páginas: 543
Lugar de Publicación: Madrid Fecha: 2001

 

Sipnosis:

  ¿Cómo pasó Bill Gates de trabajar en un garaje a convertirse en un magnate mundial? ¿Por qué el nombre de Nike suele identificarse con el trabajo clandestino y la explotación laboral? ¿Por qué algunas de las marcas más respetadas del mundo se están viendo acosadas por virulentas campañas en su contra? ¿Qué significa todo esto en el contexto del marketing actual y de la globalización? ¿Y qué nos dice sobre el futuro de nuestras comunidades y del mundo en que vivimos?

  Este libro es, a partes iguales, fruto de la investigación periodística y de la observación de nuestro entorno comercial. Su misión, en principio, es explicar la irritación que amplios sectores de la sociedad están empezando a sentir contra las grandes marcas, así como demostrar que las multinacionales han militarizado a sus oponentes. De paso, nos invita a un periplo fascinante: desde las más lujosas tiendas de ropa de las grandes ciudades a ciertos talleres de Indonesia en los que el trabajo se convierte en degradación, desde los grandes centros comerciales estadounidenses hasta los cuarteles de los activistas que atentan contra las vallas publicitarias o de los piratas informáticos que han declarado la guerra a las multinacionales que violan los derechos humanos en Asia. A través de un enfoque lúcido y honesto, Naomi Klein desenmascara a la llamada «nueva economía» y desvela el modo en que ha incumplido todas sus promesas. Y para ello no sólo utiliza anécdotas siempre provocativas y a menudo hilarantes, sino que también nos descubre minuciosamente las razones de ese nuevo activismo contra las grandes empresas, un movimiento a escala mundial que ya se está convirtiendo en una verdadera fuerza sociopolítica con la que habrá que empezar a contar.


¿Has leído el libro, te interesa el tema, lo recomendarías? Queremos saber tu opinión y todo aquello que quieras contarnos. Háblanos!!

La opinión del lector:

Tincho
Buenisimooooooooooooooooo.
  Soy de Argentina, de un lugar chiquitito que se llama Neuquen... Y me siento solo de ideas,,, después de leer No Logo, quemé mis zapatillas Nike, ¡Que eran nuevas! Quiero ser parte del movimiento, pero no puedo ayudarlos mucho... Un abrazo y fuerza

Joan
Tan solo quiero apuntar que "No Logo" es, sencillamente brillante, y que me ayudó mucho para complementar un trabajo que tenia que hacer sobre las marcas y Nike. Es muy útil para conocer que es la globalizacion y sus efectos, cual es el objetivo de las marcas, las multinacionales más importantes y con mas ingresos, etc. Además, si le interesa la publicidad, "No Logo" es un libro idóneo, ya que señala algunas de las tácticas que utilizan las grandes empresas para atraer a la sociedad de consumo señalando ejemplos concretos y verídicos. Sin duda creo que es un gran libro de interés social y que puede ser muy útil para cualquier persona que le interese el mundo de las marcas.

Cristian Sologasitoa Estrada
Me parece muy interesante el libro no lo he podido leer pero la introducción que aparece en esta página me da la pauta a que es una buna literatura y me agradaría que me hicieren el favor de indicarme a través de enviarme un correo como puedo obtenerlo aquí en Guatemala.

Jam
"No logo" no es simplemente un libro,sino que es la biblia de todas las personas que nos 
oponemos a este mundo de espejitos, que es la globalización.

Mónica
Hace unas dos semanas que lo leí y estoy pensando en leerlo otra vez, con eso os lo digo todo. Magnífico, os lo recomiendo.


Crítica:

  "… La publicidad llega a un punto en que a menudo en televisión lo más sugestivo y novedoso son los anuncios. Contra los que han aparecido en EE.UU. y Francia, el libro de Naomi Klein, No Logo. La tiranía de las marcas, denunciando el asedio a que nos someten Microsoft, Coca-Cola, IBM y tal , cuya publicidad en América ya se hace hasta en los lavabos y que están consiguiendo que los adolescentes se tatúen con sus logos.

  Un ejemplo que aporta el libro se refiere a Cavite, vasta zona franca de Rosario, en Filipinas, donde niños y adultos laboran 14 horas diarias construyendo pijamas de Gap o camisas Ralph Lauren, mientras carecen de agua potable y carreteras. Hay allí 50.000 personas que trabajan para Nike, que con sus salarios tardarían 19 años en alcanzar la cifra que la marca destina cada año a publicidad. ¡ Y hay quien se pregunta qué quieren los virulentos manifestantes antiglobalización! No todo será comprar como borregos."

Baltasar Porcel. La Vanguardia (14/5/2001)


Hija de una de las líderes del feminismo canadiense de los 70s y de un médico progresista, Naomi Klein es la autora de culto de aquel sujeto colectivo conocido como el "movimiento de Seattle". El "Times" de Londres la nombró "la persona de menos de 35 años más influyente del mundo".

Esta joven de 31 años, feminista de segunda generación, vive en Toronto y es periodista del "Global and Mail". En sus años universitarios participó en los movimientos estudiantiles por el reconocimiento de la identidad sexual, de género y raza. A poco andar, comprendió que la máquina del capitalismo global se nutre de estos movimientos, subsumiéndolos y haciendo de ellos materias de expansión del mercado.

Decidió escribir el libro al descubrir un nuevo campo de rebeldía de los jóvenes que trascendía los objetivos gubernamentales. Las instituciones políticas parecían no tener ya un poder real; éste estaba en manos de las grandes multinacionales. La rebeldía, entonces, empezó a manifestarse contra las corporaciones y la tiranía de las marcas.

"No es un libro de pronósticos -escribe- sino de observación de primera mano. Es el examen de un amplio sistema subterráneo de informaciones, resistencias y proyectos, un sistema ya en marcha con actividades e ideas transversales a los Estados y a las generaciones".

Después de cuatro años de investigación, que la conducen desde las fábricas del Sudeste asiático a los suburbios de Manila y las maquilas en México, publica «No Logo: Solutions For A Sold Planet», best-seller del 2000 en los medios antiglobalización de América del Norte. Traducido a nueve idiomas, el libro figuró en la selección del prestigioso premio "Guardian Award 2000".

Con el estilo de reportaje, la autora describe -sin pretender un análisis exhaustivo- algunas tendencias del desarrollo capitalista. El punto de partida es, de hecho, la "política del branding", es decir, de la valorización económica de las marcas, el logo, en la producción capitalista. La marca como concepto, como experiencia, como estilo de vida.

El producto deja de tener la misma importancia, ya que el éxito y la prosperidad de la empresa dependen de la valorización de la marca. La batalla comercial se juega entonces en el terreno simbólico, de los presupuestos de la identidad: lenguaje, imaginario, deseos. Un simple objeto de consumo es sustituido por una imagen capaz de hacerlo acceder a la dimensión del mito.

La producción misma, al pasar a segundo plano, puede realizarse en cualquier parte del mundo con mano de obra barata, precariedad laboral, donde es posible evadir las reglas y producir en el menor tiempo y al menor costo posible. Ningún peso ni deberes para la empresa, sólo derechos. Ésta, transformada en "fábrica virtual", puede vender ropa, computadores, zapatos o refrigeradores haciéndolos producir por otros. El "outsourcing" a nivel planetario y la proliferación mundial de los "sweatshops", talleres de producción que funcionan en pésimas condiciones de trabajo. En estas verdaderas "zonas francas" del mundo se trabaja sin descanso, sin derechos, sin seguridad alguna, y el patrón no tiene cara.

"Seguimos el recorrido de los zapatos deportivos Nike hasta los 'sweatshops' vietnamitas; los accesorios de la muñeca Barbie a la mano de obra infantil en Sumatra", cuenta la autora en su libro, que se interna en el laberinto de la economía mundial e intenta develar los lados más oscuros del capitalismo globalizado.

Klein afirma que es imposible hablar de marcas sin hablar de globalización: "No existiría el culto de la marca si no existiera la posibilidad de producir a bajos costos en alguna parte del mundo".

Al pasar a segundo plano la manufactura, la producción, los cuarteles generales de las empresas pueden concentrarse en lo que realmente importa: la creación de una mitología empresarial suficientemente potente como para infundir significado a los objetos agregándoles simplemente un logo.

Según el Informe de Desarrollo Humano 1998 de Naciones Unidas, el crecimiento del gasto publicitario global "supera hoy en un tercio al crecimiento de la economía mundial".

Pero Naomi Klein no se limita a hacer una descripción crítica de la situación; su intención es también buscar salidas posibles. En su libro profetiza: "Cuando un mayor número de personas descubran los secretos de la red global de las marcas y los logos, mayor será la indignación que alimente el gran movimiento político que se está formando, es decir, la gran ola de oposición que tiene en la mira a las corporaciones transnacionales".

Se siente parte del "Movimiento de los movimientos" -como ella llama al "pueblo de Seattle"- y lo define como un movimiento por la democracia y la libertad contra una globalización que ha traicionado sus promesas de desarrollo y equidad, que "canibaliza todos los aspectos de la vida, privatiza no sólo el agua, la escuela, los sistemas de salud, sino las simientes mismas de la vida".

Reconoce que este gran movimiento de diversidades debe mucho a la práctica reticular, fluida y no jerárquica del feminismo de los setenta y cree que el alma de éste son las mujeres aun si aparentemente no tienen voz. "Nunca como hoy ha sido tan necesaria la lucha contra el sexismo, porque este capitalismo golpea de manera directa a las mujeres".

«No Logo» nos ayuda a imaginar otro mundo, sabiendo que no es posible volver atrás.

Viviana Erazo. La Tertulia (4/8/2001)