El desafío de las buenas noticias

Página principalArtículos Libros Búsquedas Trabajos prácticos Autores  

MARTA CARAVANTES

 

Recomiéndalo

   

 AGENCIA DE INFORMACIÓN SOLIDARIA (AIS)

 

 

 

El prestigioso centro de investigación estadounidense Worldwatch Institute acaba de presentar su informe anual "El Estado del Mundo 2003". El informe demuestra que se están produciendo avances sin precedentes en la protección del medio ambiente y la reducción de la pobreza, lo que pone de manifiesto que el desarrollo sostenible ya no es tanto un reflejo de la utopía, sino un horizonte alcanzable, aunque a largo plazo.

"Construir un mundo donde lograr satisfacer nuestras necesidades sin negar a las futuras generaciones una sociedad de bienestar no es imposible, como algunos sostienen", afirma Christopher Flavin, presidente de la organización. El informe del Worldwatch demuestra que las energías renovables tienen el suficiente potencial para satisfacer la demanda mundial de energía y están preparadas para ser utilizadas a escala global. La transición de la energía nuclear, la hidroeléctrica y las energías fósiles (petróleo, carbón, gas, etc), a energías renovables significaría reducir la amenaza que el actual sistema energético significa no sólo para el medio ambiente y la salud pública, sino también para la estabilidad política internacional: sin petróleo de por medio sería otra la geoestrategia de las potencias mundiales.

La industria de energías fósiles y los gobiernos de las naciones productoras de petróleo, así como países grandes consumidores de petróleo -como EE.UU- se empeñan en enrocarse en su fortaleza y sostener que las energías renovables son una quimera. Pero para el Worldwatch estos argumentos son difíciles de sostener porque algo no puede ser imposible cuando ya ha ocurrido: las energías renovables son un hecho y un gran negocio a escala global.

Como demuestra su informe, en algunas regiones y países más del 20% de la energía total se genera a través de energía eólica. Su uso, junto con el de la energía solar, ha crecido más de un 30% anualmente desde hace cinco años en países como Alemania, Japón y España. Asimismo, los paneles solares se han convertido en la mejor opción para que cientos de millones de personas de los países pobres puedan acceder a los modernos servicios de energía. Y esto no son previsiones, sino hechos, como recuerda el Worldwatch. El avance del reciclaje es otra noticia que llama al optimismo, aunque los esfuerzos aún deben multiplicarse al máximo para disminuir las extracciones de minerales de la tierra, una de las actividades más dañinas para el medio ambiente. En un sistema económico basado en el consumismo, donde es común cambiar periódicamente de coche, computadora, televisión, teléfono móvil, etc, el reciclaje debe ser una prioridad. Por no hablar de plásticos, botellas, latas de metal... Si los 7 millones de toneladas de latas tirados por los estadounidenses entre 1990 y 2000 se hubieran reciclado, se hubieran podido construir 316.000 aviones Boeing 737, 25 veces la flota aérea comercial mundial.

En los Países Bajos ya han logrado reciclar el 86% de los coches y en Dinamarca se ha prohibido totalmente el uso de botes de aluminio, sustituidos por botellas de cristal. Cada familia va siendo cada día más consciente de lo importante que puede resultar un gesto tan sencillo como separar las basuras y reciclar el vidrio y el papel. Acciones cotidianas inapreciables que están teniendo una repercusión esencial en el presente y futuro del planeta. En los ámbitos sociales también hay noticias destacables para el Worldwatch. Por ejemplo, la campaña contra la polio impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha logrado reducir los casos de 350.000 en 1988 a 480 en 2001.

El esfuerzo coordinado a escala global contra el uso de clorofluorocarbonos, que dañan la capa de ozono, ha logrado disminuir su producción un 86% durante la década de los 90. Microcréditos tan pequeños de 50 dólares han logrado sacar a muchas personas de la pobreza ofreciéndoles la posibilidad de montar pequeños negocios. Estos son apenas unos cuantos titulares de noticias alentadoras que subrayan que se están logrando avances a pesar de la marabunta de malas noticias a la que estamos acostumbrados, y de la que los grandes medios de comunicación suelen gustar. Según el Worldwatch, estos avances son fruto del empeño y del esfuerzo coordinado de la sociedad civil, empresas y gobiernos locales y apuesta por intensificar esta línea de trabajo que se ha demostrado más eficaz que las rimbombantes cumbres internacionales a las que acuden los grandes líderes mundiales, llenas de buenas palabras (y a veces ni eso) y poco más.

En conclusión: los avances logrados demuestran que ningún esfuerzo ha sido baldío, por más que aún nos cueste visualizar el tamaño de la empresa conseguida. Y eso a pesar de los boicots a discreción que llevan a cabo aquellos a los que nos les interesa que las cosas cambien, especialmente, los sectores bien posicionados de la economía y la política. Que algún país haya llegado a sobornar a científicos para que nieguen la existencia del cambio climático indica hasta qué punto es utilizado el juego sucio. Aun así, para el Worldwatch los retos sociales y medioambientales a los que nos enfrentamos son enormes, pero no inabordables. "Hemos comprobado muchas veces a lo largo de la historia de la humanidad que las sociedades han sido capaces de aprender rápidamente de la experiencia y actuar en consecuencia", afirma Gary Gardner, director de investigaciones del Worldwatch.

Muchas veces los logros son tan invisibles como el propio deterioro ecológico del planeta. Pero están ahí, aunque pocas veces sean noticia. El Worldwatch Institute pregunta: "¿quién se acuerda hoy de la campaña para erradicar el sarampión?". Sin embargo, el avance ha sido espectacular: sólo en América Latina los casos confirmados de sarampión han disminuido un 95%. Acostumbrados a las malas noticias, la apuesta del Worldwatch por poner en primer plano los aspectos positivos de sus investigaciones podría hacernos pensar que se trata de un optimismo forzado y artificial, más sustentado en el objetivo de desentumecer, quizás, nuestra resignación a la tragedia 'inevitable', que en una realidad que abruma en su contexto de injusticia y pobreza. Sin embargo, lejos de caer en el optimismo facilón, el WorldWatch nos lanza un reto: si ha habido avances destacables ha sido gracias al trabajo continuado y perseverante de muchas personas y organizaciones que han logrado demostrar que más que "todo está perdido" -como sostienen algunos-, "queda mucho por ganar".

Para el Worldwatch ningún esfuerzo sobra en esta campaña sin precedentes en la historia de la humanidad por lograr un desarrollo sostenible. Desde lo individual a lo colectivo cada uno tiene compromisos a los que responder. En lo personal, llevar un modo de vida lo más favorable posible para el medio ambiente (reciclar, ahorrar energía, ser consumidores responsables...) y ser más solidario en lo cotidiano, siendo conscientes de que la solidaridad empieza a la vuelta de la esquina. En lo colectivo, participar en organizaciones sociales, no sólo pagando una cuota económica, sino colaborando en proyectos de desarrollo local o en proyectos de ayuda a los países pobres, así como participando en campañas que denuncien y presionen a gobiernos, empresas e instituciones en el respeto de los derechos humanos y la búsqueda de la justicia. Ese es el desafío.


Para más información:


Libro de interés: