Inicio

Artículos

La revolución informática sólo acaba de empezar

BILL GATES

Sinopsis:

  El presidente de Microsoft reflexiona sobre el auge de los ordenadores personales desde hace 20 años y cómo se han introducido en nuestras vidas, de tal forma que continuarán integrándose cada vez más en nuestra forma de trabajar, buscar información y ocio y relacionarnos con los demás.

     Cuesta trabajo creer que tan sólo han transcurrido dos décadas desde la aparición del primer ordenador personal, e incluso parece más difícil pensar en todo lo que se ha avanzado desde entonces. Hace 20 años, el PC [las siglas en inglés de personal computer] tenía una pantalla de un solo color, una sencilla disquetera y únicamente 64.000 bytes de memoria; hoy en día, el PC medio es un superordenador de sobremesa. A principios de los años 80, el concepto de ordenador personal era una novedad. Para muchas personas, la simple idea de un ordenador era intimidatoria, ya que en aquella época resultaban difíciles de configurar y mantener, y la mayor parte de los programas que utilizaban eran lentos y muy complicados de utilizar. Muy pocas personas veían los ordenadores como una parte esencial de sus vidas diarias.

  Hoy en día, el ordenador personal se ha convertido en algo cotidiano. En todo el mundo se utilizan más de 500 millones de PC, y pensamos que se van a vender 140 millones más en el año 2001, lo que es una cantidad mayor que los aparatos de televisión que se van a comprar durante este mismo año. Los PC de hoy son muy baratos, tienen una gran potencia, son muy fiables y lo suficientemente sencillos como para que cualquier persona pueda utilizarlos. El increíble software de productividad ha hecho de los PC unas herramientas indispensables en cualquier empresa, y el empleo de ordenadores personales resulta más fácil que nunca para la gestión de datos financieros, para realizar la compra familiar o para el seguimiento de planes domésticos.

  Los PC han revolucionado la forma en la que vivimos, trabajamos, aprendemos y jugamos; han transformado nuestra manera de comunicarnos. Estos dispositivos han ayudado a fomentar la creatividad de las personas y permitido que las empresas sean más eficientes. También han abierto nuevas oportunidades en el campo de la educación, y ayudado a estimular la productividad en todo el mundo. Si todo esto se combina con un acceso a Internet económico y ampliamente extendido, los ordenadores personales han servido de gran ayuda para que las noticias y la información viajen más rápidamente y con mayor libertad, y han superado las barreras existentes entre naciones, personas y sistemas económicos. No es extraño que más de la mitad de los usuarios piensen que el PC es el aparato más importante que tienen en su casa.

  Cuando comencé a utilizar los ordenadores personales, estaba asombrado por todo lo que podían hacer y por lo que podían llegar a hacer en el futuro. Lo más asombroso es que, incluso ahora, nos encontramos muy lejos de agotar todo el potencial que tienen los PC. Hoy en día, me encuentro tan ilusionado como siempre con las posibilidades que ofrecen los ordenadores personales. Estamos comenzando una etapa de innovación digital que va a crear una gran cantidad de novedades increíbles para que los ordenadores puedan enriquecer nuestras vidas.

  Los PC se están convirtiendo rápidamente en dispositivos que siempre están en funcionamiento y que se encuentran continuamente conectados a Internet, a la vez que se transforman en aparatos cada vez más fiables para llevar a cabo las tareas cotidianas de la gente, ya sea leer un libro o escuchar su música favorita. Asimismo, unos potentes servicios web hacen cada vez más fácil la vida de las personas y el acceso a la información que estas necesitan, utilizando para ello el PC que tienen en casa o cualquier otro dispositivo inteligente.

  Al mismo tiempo, discos de gran capacidad y a un precio cada vez menor, y cámaras digitales muy fáciles de manejar hacen posible que los usuarios puedan almacenar y compartir una gran cantidad de fotografías y vídeos digitales en el PC. Además, las posibilidades para el almacenamiento de audio y vídeo están convirtiendo el ordenador personal en un centro de entretenimiento doméstico. Pero no sólo el software es cada vez más potente y fácil de utilizar, sino que también es capaz de mantener por sí solo, ya que puede encontrar y solucionar problemas que puedan surgir sin que el usuario se dé cuenta de ello.

  Como resultado de todo esto, el PC se está situando en el centro de una red creciente de aparatos inteligentes y conectados, que van desde teléfonos móviles hasta dispositivos de bolsillo, e incluso aparatos domésticos. El PC seguirá siendo la herramienta más sencilla para escribir una carta, para gestionar una cartera de inversiones o para visitar sitios web de gran complejidad, haciendo que la información que la gente precise se encuentre disponible en el momento y en el lugar que se necesita.

  Si usted desea comprar un coche nuevo, podrá encontrar el mejor precio -e incluso podrá ver si su presupuesto le permite adquirirlo- utilizando un aparato de bolsillo desde el mismo concesionario de automóviles. Las familias podrán realizar sus planes para vacaciones en sus PC domésticos, y actualizarlos cuando ya se encuentren en ruta. Y los estudiantes van a poder realizar sus tareas desde la sala de estar de sus casas, para llevarlas a clase en un PC de reducidas dimensiones que es tan flexible y fácil de utilizar como un bloc de notas.

  Algunas de estas grandes innovaciones ya se encuentran disponibles, mientras que para otras tendremos que esperar algunos años. En la próxima década, el PC va a seguir creciendo en potencia, continuando su abaratamiento de precios y convirtiéndose en algo cada vez más esencial. Probablemente, va a ser la herramienta más importante que las personas utilicen para trabajar, jugar y estar en contacto unas con otras. Estoy convencido de que las posibilidades que nos va a ofrecer el PC nos van a sorprender aun más en el futuro. Si estos 20 últimos años han sido asombrosos, los siguientes 20 años van a ser impresionantes.